09 Jan 2021

El ego nos aparta de Jesús

“En las bodas, el que se casa es el esposo; pero el amigo del esposo, que está allí y lo escucha, se llena de alegría al oír su voz. Por eso mi gozo es ahora perfecto. Es necesario que él crezca y que yo disminuya” (Jn 3, 29-30).

Hasta entonces era Juan quien predicaba, que proclamaba que el Reino de Dios se acercaba. Y una vez que el reino de Dios llega, que esta presente en Jesús, los discípulos van cuestionar Juan sobre el testimonio, del anuncio y de la predica del Señor.

¡Que maravilla! Y Juan mismo quien dijo: “Es el novio que recibe la novia, pero el amigo que esta presente escucha a Él”. Juan es el amigo del Novio, y él se llena de alegría al escuchar la voz del Novio, por eso el corazón de él exulta de alegría (cf. Juan 3, 29).

Una vez que Juan es el amigo del Novio, una vez que él preparo la Novia para que recibiese el Novio Jesús – la novia es la Iglesia y somos nosotros – , el Novio esta allí. Como buen amigo, Juan se alegra, y por eso realmente dijo: “Conviene que Él crezca e yo disminuya, porque Él es el Salvador, Él es el Señor”.

La sociedad del ego lleva las personas a ser más egoístas cuando, en realidad, tenemos que ser tomados por la red de Jesús

En los tiempos en que vivimos, tenemos que tener cuidado para no tomarnos el lugar de Jesús. Que ha ocurrido en muchos trabajos en la evangelización, en la misión, es que muchas personas están queriendo ser el ‘Mesías’. Y, más que eso, somos nosotros, en nuestro protagonismo en la Iglesia, queremos tomar el lugar de Jesús y no apuntamos  Él a las personas para que lo busquen. Jesús es el Salvador.

Nosotros, llenos de dolores humanas, reclamamos, porque nadie se recuerda de nosotros, no somos reconocidos, aplaudidos, no somos curtidos ni recordado. ¡La sociedad del ego es peligrosísima, es la sociedad que exalta el ego de cada uno; más aún, ahora, ¡en tiempos de redes sociales! Cada uno posta su imagen, cada uno posta a sí mismo y cada uno quiere ser más reconocido, más recordado y aclamado.

¡Que peligro! La sociedad del ego lleva las personas a ser más egoístas, orgullosas y soberbias cuando, en realidad, ellas tienen que quitar el corazón de las redes “sociales” para ser tomadas por la red de Jesús, por el corazón de Jesús. Tenemos que tener en nosotros los sentimientos que Juan ha nutrido por Jesús. En verdad, es el Evangelio que debe mandarnos, guiarnos hasta el momento de lanzar las redes – y allí hablo en las redes sociales -, pero no para crecernos, no para sernos reconocidos ni exaltados, pero para que Jesús crezca, que nosotros disminuyamos y que Él sea exaltado, alabado, amado y aclamado.

Lee más y conozca: 
.:¿Como amar a mi prójimo?
.:Quiere para el prójimo, lo mismo que quieres para ti 

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.