17 Apr 2019

El dinero roba nuestro corazón del seguimiento de Jesús

“¿Cuánto me darán si se lo entrego?» Ellos prometieron darle treinta monedas de plata. Y a partir de ese momento, Judas andaba buscando una oportunidad para entregárselo” (Mt 26,15).

La pregunta que Judas hace a los sumos sacerdotes representa lo que esta en el corazón de él, los valores que guían su existencia: “Cuanto me darán”. Estamos siempre preocupados con cuanto ganaremos, lo que recibiremos o que llevaremos de ventaja con alguna cosa.

Un padre de familia necesita ganar un salario suficiente para sostener su casa. Tu, como trabajador, y cada uno de nosotros necesita buscar lo que es justo. El problema no es buscar que es justo, el problema es dejar lo que es justo disfrace de la justicia y toma cuenta de nuestro corazón disfrazado en la insensatez de la codicia y de la avaricia, que nos lleva, mucha veces, a vendernos y a comprarnos unos a los otros.

Es siempre necesario decir que el “dios” de este mundo es el dinero, él manda en las personas, él hace las personas ser más o menos importantes, él hace con que lisonjeemos las personas porque tiene dinero y despreciemos o nos equivoquemos con las personas que nada tiene. Él hace con que tengamos comportamientos inciertos para sernos compensados financieramente o reconocidos por lo que hacemos.

El dinero impulsiona el corazón del hombre. Quien tiene quiere más, quien no tiene se angustia por el hecho de no tener. Ese desequilibrio que él engendra en nuestra vida nos convierte personas ambiciosas.

¿Cuál es el valor de nuestra vida/ Incomparable y sin valor financiero ninguno. ¿Cuál es el valor de nuestro carácter? ¿Cuál es el valor de nuestras elecciones?

No dejemos que nada robe nuestro corazón de Dios, cuanto menos el dinero

Combinaran treinta monedas de plata para que Judas pudiera entregar Jesús. Es el precio que Él pago de su fidelidad, de su seguimiento, de su convivencia con Jesús. En realidad, el dinero robo el corazón de Judas.

No dejemos que nada robe nuestro corazón de Dios, cuanto menos el dinero. Pero muchas otras cosas que el mundo da valor, en realidad, quita el valor que Dios tiene para nosotros.

La Liturgia de hoy es una invitación para reflexionar y cuestionar nuestro corazón: “¿Cuál es el valor que Dios tiene para mí?”. Aquello que tiene valor, ponemos en primer lugar. Yo sé que Dios tiene mucho valor para nosotros, pero no basta tener mucho valor, porque el valor de Él es único e incomparable a nada en este mundo.

De una forma de mezquindad, Judas comparo el sangre de Jesús con treinta monedas de plata. Hoy, por bien menod o más, no entramos en nada cuantitativo, pero estamos dejando que roben nuestra fe, nuestros valores y el seguimiento de Jesús.

Que nuestro corazón se ordene para lo que de hecho, es el valor más precioso de nuestra vida.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.