07 Oct 2018

El matrimonio es la oportunidad de potencializar el amor

El matrimonio es la oportunidad de la naturaleza humana potencializar en la capacidad de entregarse y amar

“ por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino uno solo” (Marcos 10, 7-8).

La Palabra de Dios, que viene a nuestro encuentro hoy, nos revela la grandeza del sacramento del matrimonio, la grandeza del hombre con la mujer. Es un misterio divino y sagrado, que, después, el propio Pablo va comparar con la unión de Cristo con la Iglesia. Es un amor que exige entrega y renuncia, para que la gracia de Dios transforme la naturaleza individualista y egoísta que tenemos, en una naturaleza de donación, de entrega y reciprocidad.

El matrimonio, la unión sacramental del hombre y de la mujer, es el lugar de la sanación, es el lugar del hombre y de la mujer encontraren su naturaleza redimida.

En la Primera Lectura de hoy, escuchamos Dios diciendo: “No es bueno que el hombre esté solo”. No es bueno que ninguno de nosotros este solo; necesitamos siempre encontrarnos en el otro, porque la primera dimensión de la existencia es la existencia comunitaria, estar y ser para el otro.

Aquel que es llamado para el sacramento del matrimonio es llamado para encontrar la realización de la vida en la entrega y en la donación, encontrar en el otro la propia realización. El Matrimonio no es sacramento para las personas se anulen, por el contrario, es la oportunidad de la naturaleza humana se potencializar con la capacidad de entregarse de amar, reflexionar y estar junto.

El matrimonio solo existe para quien muere para sí mismo. ¿Qué es morir para sí mismo? Es no seguir la naturaleza humana desenfrenada que tiende para el egoísmo, para el individualismo, para la soberbia y el orgullo. Es combatir esta naturaleza y dejar que la naturaleza de la gracia esté sucediendo en el corazón humano. ¿Qué naturaleza de gracia es esta? Es la naturaleza divina, es aquello que viene de Dios. ¿Qué es Dios? Dios es amor.

En el matrimonio, la vivencia divina ocurre de forma muy plena. Cuando una pareja esta siendo capaz de renunciar por el otro, el amor esta venciendo. Desgraciadamente, el egoísmo ha destruido la relación a dos, y la naturaleza no se convierte una sola carne cuando el egoísmo esta en nuestro medio. Pero cuando el amor de Dios esta reinando, el egoísmo es derrotado.

Que Dios, hoy, conceda a cada hombre y mujer la serenidad de reflexionar la belleza de la unión a dos, pero no es posible reflexionar, meditar y contemplar la belleza de la unión matrimonial cuando dejamos prevalecer para más allá del amor que los unió, las desavenencias, las discordias, los resentimientos y las tristezas. Es necesario dejar que el amor sane y gane lo que es negativo que ocurre en la vida a dos, es necesario dejar que el amor sea siempre más fuerte que cualquier sentimiento negativo que pueda ocurrir en la vida a dos.

Que Dios esté presente en la vida de cada pareja, en la vida de cada joven, de cada hombre y mujer que creen en la fuerza del amor.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.