04 Nov 2020

El amor a Jesús nos enseña a amar los nuestros

“De la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (Lc 14, 33).

Las palabras del Maestro Jesús parecen ser muy duras para nuestra vida, porque, si alguien quiere venir a Él pero no desapega del padre, de la madre, de la familia, de aquello que tiene, no puede ser Su discípulo.

El discípulo no puede ser apegado pegado a nada, el discípulo necesita tener amor y cuidado, porque el apegado es una cosa enferma, deja la persona friccionada en lo que ella se apego y no suelta para nada. Necesito decir que nada de lo que tenemos va ser siempre nuestro.

Padres, tenéis que amar mucho los hijos, es incluso redundante decir eso porque no puedo imaginar padres que no amen tus hijos. Tu no puede ser apegado a ellos, tus hijos van crecer, ellos tiene que ser formados para que sirvan la vida, para que formen, muchas veces, la familia para el cual son llamados a formaren o seguir una vocación sacerdotal, religiosa, misionera,.. Pero, muchas veces, un joven no consigue ser entero para formar una familia, porque o es excesivamente apegado a los padres o los padres no viven sin él. De cualquier forma, viviremos unos sin los otros un día en la vida.

El amor a Jesús nos da las verdadera herramientas para que cuidemos de los nuestros

Entonces, podemos y debemos amar muy las personas que Dios puso en nuestra vida. ¡Pero cuidado! Porque existen amores pegajosos y excesivos y la persona no consigue dislocarse. Marido y mujer tiene que amarse y ser uno del otro como se comprometieran por toda la vida, pero va llegar un día que un va tener que partir, va dejar y su vida necesita seguir.

Quien ama en la medida correcta ama siempre, ama con todo cuidado y con todo lo que son las exigencias del amor, pero quien pone el apego por encima del amor, ese sufre y hace los demás sufrir, engendra, inclusive dentro de sí, muchas patologías que son preocupantes para la relación sana, que es necesario tener en toda y cualquier esfera de la vida humana, en las amistades, en la relación que necesita tener entre padres y hijos, entre marido y mujer. Por fin, para ser discípulo de Jesús es necesario amar a Él por encima de cualquier cosa, tenernos que desapegar de lo que nos mantiene presos a este mundo.

No te preocupes porque el amor a Jesús nos enseña a amar los nuestros, el amor a Jesús nos da las verdadera herramientas para que cuidemos de los nuestros. NO tenga miedo de amar a Dios sobre todas las cosas, porque nuestro miedo es vivir los excesos, los apegos y no amar a Dios para amar los nuestros como necesitan ser amados.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.