18 Jun 2019

El amor es la gran exigencia de nuestra fe

“Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y recen por sus perseguidores” (Mt 5, 44).

La vivencia del amor es la gran exigencia de nuestra fe. Tener fe en Dios no es más dificil, pero amar a Dios unos a otros es la gran demostración de nuestro grado de fe, porque amar es más exigente, amar no es simples.

Solo conseguimos amar verdaderamente si nosotros tenemos una verdadera experiencia de fe con el Dios vivo y verdadero. Cuando nuestra fe en Él es autentica, nosotros amamos a Él de verdad, nos postramos en la presencia de Él y luego inyecta Su amor en nosotros.

Es el amor que nos lleva a amar nuestros enemigos. Tal vez, no tengamos enemigos declarados, pero hay aquellos que se comportan como nuestros enemigos, no nos quieren bien, hablan mal de nosotros, traman contra nosotros, no comulga con nosotros, no nos quiere.

Amemos, pero no es amar con amor de adulación, amor falso e hipócrita: “¡Te quiero tanto!” No necesita ni hablar nada. Ame con obras, con actitudes, y la primera y verdadera actitud de amor que podemos tener es rezar por quien nosotros necesitamos amar.

Tenemos que amar con el sentimiento y el afecto del corazón, porque la oración es lo que viene de nuestra alma y de nuestro interior, de nuestro corazón. Por eso, la oración es una respuesta de amor.

Hay personas que me hicieran mal. En algún momento de mi vida, dejaran una marca negativa dentro de mi. Recordame de aquellas personas me hacen mal, entonces, cogí la palabra del Evangelio y comencé a rezar nominalmente por aquellas personas y situaciones. Tal vez, tenga una buena ventaja alguien no me quiere bien, porque recibirá mi oración de una forma más intensificada. ¡Y como rece de verdad, como me hizo bien, como me liberto, como me redimió, como puso mi corazón en fe!

Amarnos a Dios y amar a los demás es la gran demostración de nuestro grado de fe

Es necesario rezar, pero no es para rezar una Ave María por quien no nos quiere bien. Necesitamos rezar nominalmente. La persona tiene nombre, rece para que ella sea bendecida, porque lo que, en el fondo, exprimimos es maldición para quien nos perjudico en alguna situación de la vida.

El Evangelio necesita ser muy concreto en nosotros. Necesitamos tener decisión de oración, porque eso va ser una liberación para nosotros. Y esta bendición va alcanzar, deshacer el mal hecho, va dar una dirección, sea en lo que sea. Es importante que, hablando por medio del evangelio, no nutramos odio por nadie, pero amemos por todos.

Vamos querer más a las personas, existe un amor diferenciado, es el amor de caridad, es el amor de Dios para con nosotros. No podemos negar ese amor para nadie ni para quien nos perjudico de la peor forma en esta vida. Es solo ese amor que salva.

El amor es la mayor exigencia de la vida, y para bien vivir la vida, necesitamos amar.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.