16 Aug 2020

María es modelo y espejo para nuestra vida

“Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Ap 12, 1)

Celebramos, hoy, la Solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora al Cielo. Sepa, más importante que comprender si María murió, como ella murió, la verdad es que ella adormeció. Aún que ella haya experimentado la muerte, ella fue plenamente llevada, en cuerpo y alma, a los Cielos. Es esta verdad que la Iglesia cree, enseña y conoce desde sus primordios.

Primero, porque el cuerpo y el ser de María no conocerán el pecado, porque ella no solo fue concebida sin pecado como mantuvo incorrupta, ella no se dejo seducir por el pecado.

Del otro lado, María es la sierva fiel del Señor, toda vuelta para Dios y para el cumplimiento del Reino de Dios. María se convirtió, de hecho, el modelo de Iglesia. Así como la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, María es, en su cuerpo, la realización de todo aquello que Cristo vino hacer en nuestro medio.

Si Cristo es la cabeza de la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, Cristo cabeza se hizo hombre en el vientre y en el ser de María. María se hizo toda Iglesia, María se hizo morada de Dios. Por eso, hoy, miramos para ella asunta a los Cielos, para contemplar, en realidad, la grandeza de Dios que se realizo en la pequeñez de esta sierva, de aquella que, humildemente, se puso a los pies del Señor.

María es en su cuerpo la realización de todo lo que Cristo vino hacer en nuestro medio

La Iglesia de Cristo es la Iglesia que es como María, la Iglesia que sirve y vive la comunión con su Señor, la Iglesia que deja Cristo guiar y, al mismo tiempo, permite Cristo nacer para ser el Salvador de todos.

María engendro Jesús en su vientre, y alimento a Él en su seno. La Iglesia alimenta su pueblo, alimenta sus fieles, la Iglesia nos alimenta con el Cuerpo y la Sangre del Señor.

La Virgen María fue única en la participación humana en la vida de Cristo. Por supuesto que el cuerpo y la sangre humano de Cristo vinieran de María, y es con ese mismo sangre y cuerpo que la Iglesia alimenta cada uno de nosotros.

La Solemnidad de hoy es nuestra profunda comunión con Dios en la Iglesia, y la Iglesia vive esta perfecta comunión, modelo y espejo en María. Así como la Iglesia subirá a los Cielos, la nueva Jerusalén Celeste, María fue esta primera asunta. María es la primera que es imagen de esta Iglesia Cuerpo de Cristo, místico de Cristo, la nueva Israel rescatada y salva por la Sangre del Señor.

¡Celebremos con todo amor la Asunción de la Virgen María!

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.