16 Oct 2018

Limpie nuestro interior y cuidemos de nuestro corazón

Tengamos tiempo, dedicación y cuidado para cuidar de nuestra alma y purificar nuestro interior

“Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia” (Lc 11, 39).

Jesús no discrimina ni tampoco se pone contra nadie, por el contrario, Él va al encuentro de todos, porque ama a todos. Hoy, incluso, vemos que Él fue cenar en la casa de un fariseo, y sabemos, sin embargo, como los fariseos combatieron Jesús, no lo aceptaron.

El Señor también fue al encuentro de ellos, pero, cuando Él llego, la hipocresía habló más alto que cualquier cosa. El fariseo estaba preocupado, porque Jesús no lavaba las manos. Entonces, Él nos enseña y catequiza: “Vosotros fariseos, están solo dirigidos para limpiar el vaso por fuera, pero no se preocupen con el interior del vaso. Es decir, ustedes cuiden de las apariencias, de lo que los demás están viendo, pero no cuiden de lo que esta en el interior”.

Tenemos que tener cuidado para no vivir una fe hipócrita, una fe en que cuidamos del vaso del lado de fuera, pero, por dentro, dejamos las impurezas que contaminan el agua y la tomamos contaminada, porque el vaso por fuera es lindo, incluso brilla, pero por dentro no fue purificado.

Por fuera, nosotros tenemos siempre buena apariencia, estamos utilizando ropas bonitas, maquillajes, estamos nos retocando, siempre queriendo mostrar la cara para ese o aquel otro, pero nos olvidamos de cuidar mejor de lo que esta dentro No caíamos en la tentación de la hipocresía.

Ser hipócrita es vivir de apariencias, de máscaras; es no cuidar del esencial, de lo que esta dentro de nosotros.

Cuidemos de nuestro interior, de nuestra alma, de nuestro corazón, cuidemos de lo que esta dentro de nosotros, porque lo que esta fuera necesita reflexionar lo que esta dentro.

Tengamos tiempo, dedicación y cuidado para cuidar de nuestra alma y purificar nuestro interior, hacer siempre un buen examen de consciencia, reconocer las propria debilidades y miserias, no deleitarse, no preocuparse en acusar los pecados y las debilidades de los demás y no cuidar de las propias debilidades y miserias.

Cuanto más cuidamos de nosotros mismos, de nuestro interior, mejores vamos ser para los demás y crecer en nuestra relación con Dios.

Que el Señor nos de la gracia de no limpiar el vaso solo por fuera, pero apliquemos, con toda la dedicación de nuestra alma, a limpiar nuestro interior y cuidar de nuestro corazón.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.