30 Apr 2020

Jesús es el pan de nuestra vida

Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo” (Jn 6, 51).

Cuando me acerco de Jesús, cuando toco en el cuerpo de Jesús, es la carne de Él que nos fue dada. ¿Y donde Él nos dio Su carne? Fu en el alto de la cruz, entregando Su cuerpo predicado en ella.

Para algunos, la muerte de Jesús seria un espectáculo, pero para nosotros es la salvación. Por eso, la Eucaristía es para nosotros el Calvario, pero no el Calvario que nos da la muerte, pero sí lo que nos da la vida y nos alimenta.

Cuando miramos para Jesús crucificado, de Su lado abierto, sangre y agua brotan; este es la forma como Dios nos alimenta. Él nos alimenta con Su sangre – y la sangre es la vida de la persona, es así la comprensión judaica del sentido de la sangre.

Jesús no nos da sangre de animales, Él nos da Su propio sangre para alimentarnos, Él nos da Su propia carne para ser nuestro alimento. Que bendición, porque, si perecemos inuietos y preocupados con el alimentos de la tierra, Dios no se preocupa, porque Él propio se convierte nuestro alimento, Él propio nos alimenta con Su carne Su sangre.

Nos alimentamos de Jesús, de Su presencia en nuestro medio. Nos alimentamos con el Pan vivo.

Solo quien nos da la vida es Él, el Pan de la vida: Jesús

El Pan que comemos en nuestra mesa no tiene vida, es un pan pasivo; nosotros lo comemos, sanamos, pero él nos da la vida. Hasta quedamos más tiempo de pie, porque nos alimentamos, pero pereceremos del mismo forma.

Cuando Jesús dijo que es Pan vivo, es porque Él nos da la vida, de El brota la vida, y nuestra vida se convierte más viva, intensa, verdadera, autentica y, por encima de todo, divina y sagrada, se convierte la vida en Dios, porque somos alimentados por el propio cuerpo de Dios.

Nuestros padres comerán el maná en el desierto y morirán, nosotros también comeremos el pan de cada día de panadería, del mercado y vamos morir, vamos perecer. Pero quien de Él se alimenta jamás vá morir y perecer, porque Su pan es carne para dar vida al mundo, y el mundo esta careciendo y pereciendo por falta de vida. El mundo esta desfalleciendo, porque todas las cosas que inventaran, las más modernas tecnologías incluso facilitaran nuestra vida, pero no nos dan vida. Solo quien nos da vida es Él, el Pan de la vida: Jesús.

¡No desviemos el foco! Las otras cosas nos atraen y nos roban la atención, pero solo Jesús nos da la salvación, por eso no quietemos de Él nuestro corazón.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.