11 Mar 2022

Ofrece amor y misericordia para alcanzar la vida eterna

“Yo se lo digo: si no se proponen algo más perfecto que lo de los fariseos, o de los maestros de la Ley, ustedes no pueden entrar en el Reino de los Cielos. Por eso, si tú estás para presentar tu ofrenda en el altar, y te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí mismo tu ofrenda ante el altar, y vete antes a hacer las paces con tu hermano; después vuelve y presenta tu ofrenda.” (Mt 5,20.23-24).

Deseamos ofrecer nuestra vida y nuestro corazón a Dios, pero primero hay un camino y un tiempo de maduración que necesitamos atravesar y eso se pasa ahora, en la Cuaresma en la que buscamos y luchamos para que eso pase en nuestro interior.

El Evangelio hoy nos recuerda que la fe cristiana es más que sólo la justicia. Jesús habla de esa realidad de la justicia de los fariseos y los maestros de la ley que eran muy rígidos en el cumplimento de la Ley. Pero la fe cristiana es más. Y tal vez ese “más” sea, muchas veces, elegir lo que nadie nos pide o pretende.

Así como la decía Madre Teresa de Calcuta: ese “más” necesita surgir de nuestro corazón como manifestación de todo lo que aprendimos y guardamos en nuestro interior. ¡No viene de fuera! Solo así las palabras de Jesús no serán una exageración.

El amor y la misericordia son los únicos “ofrecimientos” que aquí hacemos y vamos vivir también en la vida eterna

Jesús es bien claro con sus discípulos y con nosotros: “Ustedes han oído eso, pero hagan aquello”. Ahora, si estamos con su Espíritu, sus palabras no van a ser una exageración aún que nos pida que amemos nuestro enemigos, pero ellas serán nuestra dirección en el amor fraterno.

Es muy fácil manifestar piedad y ponerse juntas nuestras manos cuando rezamos, pero pedir perdón o perdonar es más difícil. Ese es nuestro camino de maduración de cristianos, es por eso que atravesamos ese tiempo de la Cuaresma.  

El amor y la misericordia son los únicos “ofrecimientos” que aquí hacemos y vamos vivir también en la vida eterna. Entonces, si hoy (y tu lo sabes) necesitas realizar un sacrificio de amor, perdón, reconciliación, o tener un diálogo con alguien, puedes quedarte seguro de que lo encontrarás en la vida eterna.

Abramos nuestro corazón, y permitamos que lo que Jesús pide, aunque parezca exageración, caiga en nuestro interior y haga que nuestras capacidades de amar, perdonar, y reconciliar sean mucho mayores.

Sobre todos vosotros, la bendición de Dios Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¡Amén!


Padre Donizete Ferreira

Sacerdote da Comunidade Canção Nova.

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.