14 Apr 2022

¡Comienza el Triduo Pascual con la seguridad de que Jesús te ama hasta el fin!

“Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin. Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo, sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios, se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura” (Jn 13, 1-5).

Mis hermanos y mis hermanos, hoy, es Jueves Santo, también llamada de la Celebración de Lava pies. Lavar los pies de los discípulos, es decir, acogerlos en tu vida: es eso que JEsús hace con cada uno de nosotros. Él nos recibe en tu vida, porque, el gesto de lavar los pies indica acogida, hospitalidad, entonces, Jesús nos quiere cerca de Él; nos quiere para Él; Jesús nos quiere dentro del corazón de Él.

Hoy, también es el comienzo del Triduo Pascual. Nosotros, en nuestra Iglesia, viviremos estos tres días con mucha intensidad. Y la Palabra es bien categórica, pues el Evangelio nos habla: “Nos amo hasta el fin”. Jesús nos ama hasta el fin. El amor de Cristo no se paraliza ni delante de la traición de Judas ni de la negación de Pedro. Miren que fuerte: el amor de Jesús no se paraliza, Jesús no encuentra barreras para no amarnos, aún que no quieras, porque Él no va quitar de ti tu libertad. Y nosotros necesitamos comprender con cual amor nosotros somos amados. Para vivir bien ese Triduo Pascual, yo y tu, necesitamos comprender, con la mente y con el corazón, lo mucho que Dios nos ama; lo cuanto Él nos quiere bien.

En este Tríduo Pascual, aprendamos con Jesús a amar unos a los otros hasta el fin

Lee más:
.:La espiritualidad de Jueves Santo
.:Semana Santa: la semana de la victoria sobre la muerte

Y el amor de Jesús, como nos habla el Evangelio, es amar hasta el fin. ¡Ese es el amor de Jesús! Y, aún cuando mi amor por Él acaba, Jesús sigue me amando; aún cuando terminar mis días en esta Tierra, Jesús sigue me amando; aún cuando este mundo se concluye, Jesús sigue me amando. Y la consecuencia de ese amor: Su muerte, y muerte de Cruz, y Él permanece amando. ¡El amor de Jesús es hasta el fin!

Y Jesús comienza el gesto de hoy apartir de los pies – una parte tan incoveniente, que ensuciamos mucho, especialmente en la época de Jesús, en que caminaba descalzo o de sandalia; era una parte del cuerpo muy conectada a la suciedad – , y Jesús parte de aquello que es incoveniente en mí y en ti. Él comienza nos amando no de la parte más bonita, y sí de la parte inferior; de nuestra debilidad, aquella parte que tenemos más verguenza; que queremos ocultar, que no tenemos coraje de presentar para Él… Jesús comienza nos amando apartir de nuestra miseria, de nuestro peor.

Y eso causa mucha repulsa que, inmediatamente, Pedro nos habla: “¡Señor, Tu nunca me lavaras los pies!”; porque nosotros somos así: nos causa repulsa cuando alguien quiere amarnos por entero; quiere amarnos por la parte más débil de nosotros. Nosotros no aceptamos a quien nos ame apartir de nuestro peor porque es muy doloroso, va exigir mucha humildad de nosotros, vamos tener que romper nuestro orgullo, nuestra arrogancia, hacernos pequeños.Pero Jesús, aún siendo grande, siendo el mayor, se hizo tan pequeño, se inclino para lavar los pies de sus discipulos.

¡Aprendamos con el Maestro, aprendamos con el Señor a lavar los pies unos de otros; a amar nuestros hermanos hasta en sus condiciones de debilidad, porque Él nos ama hasta el fin!

Sobre todos vosotros, la bendición de Dios Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo.

¡Amén!


Padre Donizete Ferreira

Sacerdote da Comunidade Canção Nova.

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.