26 Jan 2021

Vamos incendiar nuestro corazón por el espíritu de fortaleza

“Por eso te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido por la imposición de mis manos. Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad” (2Tm 1, 6-7).

Pablo esta guiando esta carta a tu hijo Timoteo. Ayer, celebramos la conversión del apóstol Pablo, y ahora estamos celebrando estos dos discípulos de Pablo: Timoteo y Tito, que son como dos hijos en la fe.

El Pablo convertido convierte otros para amar Jesús; el Pablo que no es convertido desvió muchos del camino de Jesús. Por eso, hoy, necesitamos ser personas verdaderamente convertidas para convencer las personas a ser también seguidoras del Señor.

¿Como las personas van ser convencidas si en nosotros estamos convencidos? ¿Cómo las personas van ser convertidas si ni nosotros estamos convertidos? Necesitamos, de hecho, con amor y pasión, abrazar el Evangelio, a fin de que él haga una obra en nosotros, para que también seamos obras de Dios en la vida de los demás. Y aquí esta el fruto de conversión de Pablo: Timoteo y Tito, como dos hijos de Pablo, como muchos otros van ser también, pero esos dos especialmente por el ardor evangélico, por la fuerza y por el testimonio, porque también se convertirán apóstol del Señor Dios.

Ese espíritu es de fortaleza, es ese espíritu que nos deja permanecer fuertes y de pie, mismo siendo débil

Pablo esta invitando, especialmente Timoteo, reavivar la llama del don, de la fe que un día aquella acción de imposición de las manos de Pablo realizo en la vida del discípulo. Imagino Timoteo debilitado por las dificultades, por las adversidades, por las tribulaciones enfrentadas y sufridas por causa del Evangelio.

Necesitamos reavivar, rencender y reanimar; necesitamos dejar incendiar el corazón por aquel espíritu que, un día, recibimos para seguir Jesús. Mira, ese espíritu no es de temor, no es para dejarnos desanimados.

Como nos recuerda Pablo, ese espíritu es de fortaleza, es ese espíritu que nos deja permanecer fuertes y de pie, incluso siendo debilitados. Es ese espíritu que esta en nosotros que nos lleva a amar mismo cuando no somos amados; es ese espíritu que no da la sobriedad para tener la serenidad del alma, para soportarnos los momentos difíciles, las tribulaciones e incomprensiones por las cuales, muchas veces, pasamos. Es ese Espíritu que nos da la sobriedad para no avergonzarnos del Evangelio, pero para seguir a amar Jesucristo con todo amor y ardor del corazón.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.