30 Oct 2019

Hagamos todo el esfuerzo para entrar por la puerta estrecha

“Traten de entrar por la puerta estrecha, porque les aseguro que muchos querrán entrar y no lo conseguirán” (Lc 13, 24)

La respuesta de Jesús vino de una indagación que hicieran a Él: “¿Señor, es verdad que son pocos los que se salvan?”. Jesús no dijo que sí ni que no y ni cayo en la tentación numérica menor o mayor, pero fue directo al punto.

En realidad quien se salva es quien hace mucho esfuerzo, y el esfuerzo para entrar por la puerta estrecha, porque el Reino de los Cielo es una puerta pequeña, no es aquella puerta ancha donde todo el mundo entra con facilidad. Para entrar en aquella puerta es necesario apretarse, esforzarse, intentar, hacer el sacrificio.

Vivimos en tiempos donde todo aquello que es más confortable, que no exige esfuerzo, que no exige empeño, de dedicación es buscado por muchos. No podemos caer en la acomodación, ni en la vida practica ni en la vida diaria, no nos convertimos aquellas personas acomodadas, así también, en nuestra vida espiritual.

Quien se salva es quien hace mucho esfuerzo para entrar por la puerta estrecha, porque el Reino de los Cielos es una puerta pequeña

Hay personas que no quieren aplicarse ni para leer la Palabra de Dios, ellas quieren que alguien leia para ellas, explique todo para ellas, ellas no se empeñan para doblar el corazón. Hay aquellos que, incluso para rezar la coronilla, quieren rezar de forma electrónica. Tiene que tener el esfuerzo de abrir la boca y de reflexionar.

Cuidado con las facilidades, por supuesto que nosotros queremos el progreso, queremos que la vida se convierta cada vez más simplificada, que todo pueda venir para tonar nuestra vida mejor. Tomemos cuidado para no acomodarnos, porque, lo que estropea un hijo, es un hijo que no se esfuerza, es una hijo que recibe todo en la mano. El niño que recibe un café, un pan, todo en su boca no es capaz de levantarse, de hacer el esfuerzo. ¡Y que trabajo va dar ese hombre después!

Del misma forma somos nosotros, si no aprendemos a dedicarnos, a esforzarnos, a hacernos con paciencia y dedicarnos de corazón, necesito decir que vamos perdernos en los caminos de la vida.

Las personas, muchas veces, no están en búsqueda de superación o de ser mejores, están en búsqueda de camino más fáciles, en búsqueda de las facilidades, y ahí están la puerta ancha.

Hoy, no se pregunta cual es medio para ganar dinero, pero como conseguimos ganar más dinero. Si tiene una forma de ganar más fácil, vamos en ella. Pero; ¿aquella forma es honesta y correcta?

Cuando perdemos los patrones de valores éticos y morales, relativizamos lo que es correcto para buscarnos lo que es más fácil, y el Reino de Dios no es así. Puede ser que, en el mundo en que estamos, consigamos todo con facilidad, pero no es el Reino de los Cielos. Porque él es para quien se esfuerza, quien se dedica, quien es justo, recto, ético y no se deja llevar por los caminos fáciles que el mundo, tan fácilmente, pone delante de nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.