27 Aug 2019

Vamos ejercer la misericordia en nuestra vida

“¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes pagan el diezmo hasta sobre la menta, el anís y el comino, pero no cumplen la Ley en lo que realmente tiene peso: la justicia, la misericordia y la fe. Ahí está lo que ustedes debían poner por obra, sin descartar lo otro” (Mt 23, 23)

La serie que estamos acompañando esta semana es toda la reprensión que Jesús hace a los maestros de la ley y a los fariseos hipócritas. En el fondo, el Señor esta corrigiendo nuestra hipocresía, porque no queremos mirar para los maestros de la Ley de ayer, necesitamos mirar para nosotros que somos maestros de la Ley de hoy. Es así que nos comportamos, como aquellos que saben y conocen todo.

Basta mirar como son nuestras discusiones, nuestras conversas, basta ver como estamos corrigiendo todo mundo. Estamos llamando la atención de las personas y estamos, incluso, molestado y con rabia porque tal persona fue incorrecta, no fue justa. Quedamos con rabia porque nos creemos justos y los más correctos.

Los maestros de la Ley e los fariseos pagaban diezmo por todo y no dejan por nada. Pagaban el diezmo de la menta, de la hierba dulce, del enredo, eran mucho detalles en ciertas cosas.

Si no tenemos paciencia, si no comprendemos lo que el otro esta viviendo, nos falta misericordia

Es como muchas personas que rezan, hacen sus obligaciones, pero dejan de lado lo que es más importante. No que pagar el diezmo, hacer nuestras oraciones e ir a misa no sea importante. Es muy importante, además, hacer estas cosas y dejar de lado la justicia, la misericordia y la fidelidad a Dios, es el cúmulo de la hipocresía.

Si no somos justos unos con los otros, si no practicamos la justicia en nuestras actitudes, si no sabemos ejercer misericordia para con el otro, si no sabemos cuidar de los más pobres, de los más necesitados, si no conseguimos comprender la situación que el otro esta viviendo. La pregunta es muy seria: ¿Para qué sirve nuestra religión? ¿Y status? ¿Es una forma de decir? ¿Es una forma de aparecerse? ¿Es una forma de mostrar que somos religiosos, porque tenemos una cruz en la mano? ¿Para qué sirve la religión si ella no nos convierte en un verdadero cristiano?

El verdadero cristiano no se conoce por las practicas, porque las practicas son formas de santificarnos, pero estos medios tiene que llevarnos, de hecho, a sernos una persona justa, misericordiosa y fiel.

Si no nos esforzamos para practicar la justicia en toda la amplitud de ser justo, porque si hablamos mal de la vida de una persona en la ausencia de ella, ya somos injustos, si no vengamos de alguien, ya somos injustos. Solo de pensar mal del otro, ya cometemos injusticias.

Si no tenemos paciencia, si no comprendemos lo que el otro esta viviendo, nos falta misericordia. Si no cumplimos para con Dios nuestros deberes en las cosas más pequeñas de la vida, falta fidelidad. Necesitamos mirar nuestra religión en el espejo para vernos, porque las practicas religiosas hoy son para demostrar lo que hacemos y para repararnos demasiado en la vida de los demás.

El primero a ser corregido y para cambiar somos nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.