15 Dec 2017

Dios se manifiesta entre nosotros

Reconozca donde Dios se manifiesta, en que lugar Él se hace presente; Él esta bmuy cerca de ti, hablando a tu corazón

“Porque vino Juan, que no comía ni bebía, y dijeron: Está endemoniado. Luego vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: Es un comilón y un borracho, amigo de cobradores de impuestos y de pecadores. Con todo, se comprobará que la Sabiduría de Dios no se equivoca en sus obras” (Mt 11, 18-19).

La multitud no quiso acoger la presencia de Dios, no abrieron el corazón para reconocer la visita de Dios, la presencia de Él en su medio. Personas demasiadamente ocupadas, cerradas en si mismas, ocupadas con: sus negocios; quehaceres; su trabajo; con su crecimiento; con las inversiones, en fin, por la vida que llevan. No son capaces de reconocer las manifestaciones de Dios.

Las señales están por ahí, es bonito ver la propia señal que Jesús nos da. La cuestión no es solo comer y beber o estar en este o en aquel lugar, la cuestión es una sola: abrir el corazón para el nuevo de Dios, para la novedad, para la Buena Nueva que se manifiesta en nuestro medio.

Juan Bautista era un hombre de ascesis, llevaba una vida penitente. A veces las personas viven la penitencia, llevan una vida penitente, llaman atención para la conversión, al cambio de vida, para rever las propias actitudes. Al ver el ejemplo de Juan, percibimos que simplemente le acusaron a él de ser endemoniado, un loco o así por delante. De este modo que tratan las personas que quieren llevar una vida más penitente, pero de eses “penitentes” cada uno reconoce la vida que tuvo, la vida que llevo.

San Francisco de Asis necesito ser dedicado en la vivencia de la penitencia, para purificarse de la vida vieja que tuvo. Jesús ya vino cuidando de los pecadores, acogiendo los pecadores, estando en nuestro medio de ellos, abrazándolos, amando a cada uno de ellos. Pero dijeran: “No. Él esta con los pecadores; debe ser solo más uno”.

La verdad es que, el criterio humano, el juicio humano, juzga todo según sus propias apariencias e interés. Si no nos purificamos de nuestros criterios humanos, de nuestras sutileza y maldad, no conseguimos ver la presencia de Dios en nuestro medio, y esta presencia se hace de varias formas.

Dios no cesa de visitarnos y de hacerse presente en nuestro medio. Reconozca donde Dios se manifiesta, en que lugar Él se hace presente; Él esta muy cerca de ti, hablando tu corazón y visitando tu vida. No dejes que, los criterios que nuestra cabeza humana pusieron delante, nos ponga ciegos y cerrados para no reconocer que Él esta en nuestro medio.

Ellos no reconocieron y, muchas veces, también no reconocemos Dios en nuestro medio, porque, nosotros no abrimos para reconocerla.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.