28 Apr 2021

Dejémonos guiar por la luz de Cristo

” Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas” (Jn 12, 46).

Tu sabes que todos aquel que cree en Jesús, cree que Él es el enviado de Dios. Cree no solo en Jesús, pero también en Aquel que envío a Él. Cree en el Padre, Señor de la Vida, Señor que ilumina nuestra vida.

La luz que el Padre nos da es Su propio Hijo: “Yo he venido al mundo como luz, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en las tinieblas…”, en la oscuridad, en la ilusión, en los caminos tenebrosos, pero encuentre en el camino de la vida.

¡Como existen caminos oscuros en esta vida! ¡Como existen muchas oscuridades en los caminos por donde caminamos! Pero no podemos perder la dirección de vivir. La dirección de nuestra vida esta en Jesús. Sigamos Él, miremos para Él y dejemos que nuestra vida sea guiada, iluminada por el Señor de la Vida que es Jesús.

Nuestra comunión con Cristo es creer en Su Palabra, es creer en la Palabra que Él trae para nosotros, es creer que Él es la Palabra, y nuestro encuentro con ella es nuestro encuentro con Él. Cuando me dejo guiar por la Palabra de Jesús, Él trae luz a las situaciones más oscuras de mi vida.

Es Jesús quien nos trae la luz, la gracia y la dirección

A veces, nos encontramos en aquella penumbra, sin saber lo que hacer, estamos tomados por una oscuridad que tiene nombre, que se llama ansiedad. ¡La ansiedad es la prisa de tener respuestas para las cosas, la ansiedad nos lleva a ser precipitados, al mismo tiempo, iludidos; y estamos fácilmente tan engañados!

Necesitamos vencer esta tiniebla que hacen nuestro corazón sucumbir en la precipitación, en la agitación, en medio a todo lo que necesitamos solucionar en la vida. Por eso no podemos quitar de Jesús nuestra mirada, especialmente en medio a las contrariedades que pasamos.

Cuando nos agitamos, nos perturbamos, nos revoltamos e inquietamos. Entonces, cuando las cosas están mal para nosotros, vamos calmar nuestro corazón, no nos volvamos para las cosas tenebrosas. Volvamos nuestra atención para Jesús, y vamos pidiendo la luz de Él para iluminar cada situación oscura que vivimos. Supliquemos para que Él nos quite de las tinieblas que engendran nuestra alma, supliquemos la liberación y la restauración. Supliquemos para caminar en la presencia de Jesús mismo que tengamos que pasar por las sombras más tenebrosas de la muerte.

Es Jesús quien nos guía por la mano, es Él quien nos trae la luz, la gracia y la dirección para nuestra vida. Él vino al mundo como luz, por eso no permanezcamos en las tinieblas, guardemos Sus Palabras, observemos Sus mandamientos y nos dejemos guiar por la luz, que es Nuestro Señor y Salvador Jesús.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.