10 Apr 2020

Contemplemos en Jesús el amor de Dios por nosotros

“No creamos que Josué los introdujo en el lugar donde debían descansar; de ser así, Dios no habría indicado posteriormente otro día. Un descanso sabático, pues, espera todavía al pueblo de Dios”(Heb 4, 8-9).

Hoy, estamos contemplando la consumación de Jesús en la cruz. Estamos contemplando Jesús Crucificado, nuestro Dios abandonado dando Su vida por amor a nosotros.

Muchas lección podemos quitar de la cruz, pero la primera de ellas es el amor. Jesús murió solo por amor, porque nos amo y nos ama. Amar es dar la vida, es dar la vida incluso en el sentido de perder para ganar. Por eso, hoy, celebremos el amor extremo que Dios tiene por nosotros.

Cuando me falta amor, cuando no tengo las fuerzas del amor, cuando no estoy consiguiendo amar, miro para Jesús Crucificado, en Él me sintiendo amado, restaurado y consumado para amar.

En el misterio de la cruz de Jesús, contemplamos el silencio del Padre y el silencio en medio a los dolores y angustias que la muerte provoco en Él. No es el silencio del vació, es el silencio de la plenitud, es el silencio del encuentro y de la entrega.

Sumergimos en el silencio de la Pasión de Cristo, para sernos consumidos por el amor profundo que Dios tiene por nosotros

Se hace hoy, un silencio por toda la Tierra. Y lo cuanto es difícil silenciar, lo cuanto es difícil muchas cosas que están ruidoso dentro de nosotros, están gritando dentro de nosotros. Busquemos sumergir en el silencio de Dios, en el silencio de la Pasión de Cristo, para sernos consumados y consumidos por ese amor profundo que Dios tiene por nosotros.

Miremos para la Pasión de cristo y contemplemos la pasión que muchos sufren en esta vida. La pasión de los enfermos, sufridores, de aquellos que están viviendo la Pasión de Cristo en su propia vida.

¡Cuantas personas están haciendo hemodiálisis, quimioterapia y radioterapia! ¡Cuantas personas están pasando por tratamientos exhaustivos en su salud y, muchas veces, ya no tiene más fuerzas físicas! ¡Cuantos están enfrentando la pasión de la pobreza extrema, de la hambre, de la miseria y de los dolores!

Cristo se une a la pasión del ser humano y quiere que todas nuestros dolores estén unidas a Su Pasión. Él aprendió a ser obediente al Padre escuchando y dejandose guiar por el amor del Padre en todo que hacia. Si nosotros somos obedientes, en Él también encontraremos nuestra salvación eterna.

Miremos para Jesús y contemplemos el amor sin fin de Dios por todos nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.