19 Dec 2018

Consagre tu hijo a Dios

Consagre tu hijo a Dios, consagre para que, en el mundo en que vivimos, él pueda crecer respetando y obedeciendo a Dios

“Porque será grande a los ojos del Señor. No beberá vino ni bebida alcohólica; estará lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre” (Lucas 1, 15).

La historia de Zacarías y de tu esposa Isabel nos muestra que una pareja de Dios debe, por encima de todo, respetar a Él su confianza, su esperanza, mismo cuando ni la propia naturaleza corresponde. Un hombre de edad avanzada y una mujer también de edad avanzada y estéril, pero ambos tiene como gracia principal servir a Dios día y noche. Ellos vivían en una sociedad que despezaba la mujer que no engendra hijos, pero la gracia de Dios estaba con ellos, y no se dejaran atemorizar por el desprecio ni por el descaso humano. Están en la manos de Dios.

En el momento que nadie esperaba y que, humanamente, era imposible engendrar un hijo, el ángel visitó Zacarias, sacerdote del tiemplo que servía el Señor, y dijo: “Tu mujer va concebir un hijo”, y aún describe como sería ese niño, fruto de oración, de pedido y de suplica, y bendecido desde el vientre de tu madre. Desde el vientre de tu madre ese niño quedaría lleno del Espíritu Santo.

¿Sabe cuál es el deseo de Dios? Que todas los niños, ya en el vientre de sus madres, queden llenas del Espíritu Santo, queden llenas de la gracia de Dios.

Toda embrazada necesita ser una dádiva divina, por eso, hoy, quiero unirme al corazón de padres, madres, hombres y mujeres que viven la gracia de la espera de tener un hijo, sean los que la naturaleza posibilita a ellos con mucho más naturalidad, sean aquellos que encuentran dificultades de varias ordenes incluso para embarazar.

El primer paso para todos nosotros es ser de Dios, respetar a Él, engendrar el Señor en los lugares que estamos. Ponga Dios en tu matrimonio, en tu vida matrimonial, y los frutos vendrán. Los hijos vendrán, los cuidados con las cosas de Dios, el servicio, el temor a Dios y a tu Reino vendrán por encima de todo.

Quien tiene la gracia de embarazar, consagre tu hijo a Dios, consagre para que, en el mundo en que vivimos, él pueda crecer respetando y obedeciendo a Dios, amando a Él sobre todas las cosas.

Por más dificil que sea algunos para quedar embarazadas, los hijos en todos los sentidos son una bendición, una gracia divina. No cierres el don de la maternidad y de la paternidad a aquellos que son llamados a la gracia del matrimonio, pero es necesario cuidar del hijo antes que él venga, antes del embarazo.

Es necesario entregar Dios a cada una de nuestros niños, porque, en el mundo en que vivimos el cuidado de Dios, tu marca y creación, el guia para Dios hace toda la diferencia en el mundo donde Él y sus valores son rechazados.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.