17 Nov 2019

Pongámonos en Cristo nuestra confianza

“Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza” (Lc 21, 18)

Estamos caminando para el final de nuestro año litúrgico y, de hecho, la Liturgia nos pone en los acontecimientos finales de nuestra vida, de humanidad, de aquella constante vigilancia del Señor que viene.

La primera cosa que la Palabra de Dios nos llama atención es para quedarnos alertas, porque el Señor esta en nuestro medio, pero, especialmente alertas para no sernos engañados e iludidos. Delante de las ansiedades de los tiempos, de las tragedias y cosas de la vida es muy fácil y sintomático escucharnos las personas hablando de tragedias, diciendo: “Mira, Jesús esta volviendo, y va ser luego”.

Yo sé que el Señor esta volviendo, pero esperando a Él, y no en el desespero, y sí en la confianza, porque los profetas de los desastres quieren poner nuestro corazón en el miedo y en la conversión que es hecha por el miedo no es verdadera, autentica y basada en el amor.

Pongámonos en Cristo Jesús nuestra confianza y nuestra fe, porque es Él quien cuida de nosotros

Cuando Jesús anuncia todas las tragedias es para decir que el mundo en que estamos rodeado de terremotos, guerras y conflictos es un mundo sin Dios, pero que el propio Señor vendrá para abreviar estas cosas para implantar de forma definitiva el Señor en nuestro medio.

Después, al mismo tiempo que necesitamos estar alertas para no sernos engañados, iludidos, confundidos, creamos confusión con la propia Palabra del Señor. La Palabra de Dios también nos alerta que seremos perseguidos, odiados, rechazados por sernos discípulos de Jesús.

Tendremos de permanecer seguros, perseverantes, porque el mundo puede volverse enteramente contra nosotros, pero no pondrá derrotarnos porque nuestro Señor es más que vencedor. Por lo tanto, no necesitamos tener recelo, miedo o temor, porque el Señor es quien cuida de nosotros. El importante es permanecer seguros en la fe, porque es solos permaneciendo seguros en la fe que iremos ganar la eternidad.

No desanimemos, no entreguemos nuestro corazón al miedo, al temor o entreguemos nuestro corazón a las ansiedades de los tiempos, pero pongámonos en Cristo Jesús a nuestra confianza y nuestra fe, porque es Él quien cuida de nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.