20 Aug 2022

Lleve la Palabra de Dios en tu corazón

“Los maestros de la Ley y los fariseos han ocupado el puesto que dejó Moisés. Hagan y cumplan todo lo que ellos dicen, pero no los imiten, porque ellos enseñan y no practican.” (Mateo 23, 2-3).

Mis hermanos, tal vez, no hay nada peor en esta vida que un falso testimonio, que una mentira, que vivir de máscaras. Jesús incluso supo aprovechar bien de lo que los fariseos, que los doctores de la ley presentaban. “Miren, queden con lo que ellos enseñan, pero no observe lo que ellos viven. Porque ellos hablan y no viven lo que hablan”.

Mis hermanos, Nuestros Señor está aquí, denunciando que no servia aquellos hombres, atar pesados fardos, varias obligaciones para los demás,ter en sus ropas partes de la Sagrada Escritura – en faja ancha con las pasajes de la Escritura – , sentaren en los primeros lugares en los banquetes, en los primeros lugares en las Sinagogas, le gustaban de ser saludados, de ser llamados de maestro, de padre… ¿Dé que vale todo eso, si es solo una mascara? ¿Si es una mentira, sino se vive lo que predica? Lo que se predica deve ser vivido. Además, primero, se vive; después, se predica con las palabra, es el testimonio, antes de todo, mis hermanos.

Llevemos la Palabra de Dios en nuestras vestes, pero, principalmente, la llevemos en nuestro corazón

De nada sirve traer las palabras en los labios, en las vestiduras, ser conocido como hombre de Dios, como una mujer de Dios, cuando no se vive aquella verdad, lo que se lee, lo que incluso se profesa. ¿La Palabra, debe estar en el pecho, debe estar en las vestiduras? Debe estar en el corazón y debe estar en las actitudes.

Desgraciadamente, había una gran distancia: pues estaba en las vestiduras partes de la Escritura, en la cabeza, pero no estaba en el corazón. La Palabra necesita estar, primero, en el corazón; la Palabra necesita estar en las actitudes y, después, podemos traerla en nuestras vestes. De nada sirve traer y tener una “cara buena”, tener ropas que hablan de Dios, tener un crucifijo, cuando no se vive el sacrificio, cuando no se vive aquella Palabra.

Mis hermanos, nosotros necesitamos ser de Dios con nuestra cara, con nuestras ropas, pero necesitamos ser de Dios, principalmente, con el corazón abierto y con las manos extendidas para aquellos que más necesitan. Tenemos que saber de la Palabra y practicar la Palabra.

Que nosotros llevemos sí la Palabra de Dios en nuestras vestes, pero principalmente, llevemos la Palabra de Dios en nuestro corazón. Que nosotros llevemos sí la cruz en nuestro pecho, peor que llevemos también la cruz en los hombros, en nuestra vida. Practica y vida; lectura de la Palabra y practica de esta Palabra: las dos cosas necesitan estar conectadas, juntas.

Que nosotros no tengamos una caricatura de ser de Dios, pero que seamos de Dios, de hecho, con nuestras actitudes.

La bendición de Dios Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo.

¡Amén!


Padre Márcio Prado

Sacerdote da Comunidade Canção Nova.

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.