11 Aug 2019

La vigilancia consiste en ponerse delante de Dios

“Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas” (Lucas 12, 35)

Que nuestro corazón este lleno de Dios. Que este lleno de la gracia, del Espíritu y del aceite de Dios. El aceite que enciende la lampada de nuestro corazón, porque, donde esta nuestro tesoro, allí estará nuestro corazón.

Podemos incluso estar en la casa del Señor, pero nuestro corazón puede no estar con el Señor. Incluso podemos estar rezando con la Biblia en la mano, pero el corazón esta lejos de Dios.

La vigilancia en la vida consiste en saber ponerse en la presencia de dios en todo aquello que nosotros hacemos. Y no es solo cuando estamos en la Iglesia o en la presencia de Dios. Si estoy guiando mi coche, me pongo en la presencia del Señor; si estoy haciendo otra actividad, estoy en la presencia del Señor.

No podemos ser aquello que el operario: “Señor, disculpa, ahora quiero quedar solo conmigo. Yo quiero ser un hombre mundano”. El operario del Señor es aquel que, en todo que hace, esta en la presencia de Él, con sus lampadas encendidas.

No podemos dejar que la lampara de la fe se apague, no podemos dejar que nuestra vigilancia se apague. No es vivir preocupados y tenso, y sí caminar con Dios, vivir con Él y hacer todo aquello que hacemos en la presencia del Señor.

No podemos dejar que la lampara de la fe se apague, no podemos dejar que nuestra vigilancia se apague

Ser un hombre vigilante es ser un hombre que esta siempre en la presencia de Dios, aguardando que Él venga con nosotros, vivir con nosotros, estar con nosotros. La presencia de Dios, la venida de Dios a nuestro encuentro no puede nunca causarnos miedo o espanto.

Sabe cuando eramos niños y nuestro padres salen para trabajar y quedamos un tiempo en casa, y decíamos: “Vamos hacer alguna cosa distinta, y después, arreglamos. La madre ni va saber, cuando ella legar estará todo arreglado”. Además, de una forma sorprendente, sin embargo la madre ha ido trabajar, por algún motivo ella volvió más temprano, entonces, vio toda aquella desordene.

Quien esta con el Señor, en la presencia de Él, esta presente delante del Señor en todo aquello que Él hace. Por eso, no queremos el Señor con nosotros solo en algunos momentos. Queremos en todo aquello que realizamos, estar en la presencia del Señor.

Que el Señor pueda encender nuestras lamparas; las lamparas de los ojos, del corazón, de la atención, para estar siempre atentos, porque el Señor esta en nuestro medio.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.