25 Sep 2018

La Palabra de Dios transforma nuestro corazón

No podemos andar con el corazón repleto de resentimiento, de dolor, sembrando odio, colocando a las personas unas contra otras.

“Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios, y la ponen en práctica” (Lucas 8,21)

Es una bendición ser parte de la familia de Jesús, ser familia con Él, volvernos cada vez más cercanos. ¿Cuál es el camino para que seamos familia, cercanos e íntimos de Jesús?

Lo primero es escuchar la Palabra de Dios todos los días de nuestra vida. Cuando escuchamos la Palabra de Dios, ella va penetrando nuestro ser, nuestro corazón; va transformando los sentimientos de nuestra alma y los pensamientos de nuestra cabeza.

La Palabra de Dios tiene el poder de transformarnos, por eso el gran esfuerzo de mi ser cristiano es escuchar a Jesús, es oír su Palabra. No escuchemos la Palabra de Dios de cualquier forma o no tengamos una relación más o menos con la Palabra de Dios. La primera característica de un discípulo es su relación y su intimidad con la Palabra de Dios. Porque cuando escuchamos la Palabra, ella realza la acción de Dios en nuestra vida.

La segunda característica es que un discípulo coloca en práctica lo que escucha. No alcanza con escuchar, es necesario practicar lo que Él  nos enseña a vivir, es necesario un esfuerzo, con ayuda del Espíritu Santo,  para que la Palabra de Dios transforme nuestro comportamiento, nuestro pensamiento y sentimientos. Necesitamos ser concretos.

Muchas veces tenemos pensamientos equivocados en nuestra cabeza, la propia humildad nos va  a demostrar que no todo lo que pensamos viene de Dios, al contrario, estamos repletos de pensamientos humanos, de pensamientos que recogemos del mundo. Nuestros pensamientos necesitan ser transformados con la fuerza de la Palabra de Dios. Estamos con sentimientos en el corazón que no corresponden con los sentimientos de Dios. Somos humanos, pero la Palabra de Dios transforma nuestra humanidad con la gracia divina.

No podemos andar con el corazón repleto de resentimiento, de dolor, sembrando odio, colocando a las personas unas contra otras. Cuando la Palabra penetra en nosotros, podemos hasta sentir rabia hacia alguien, pero la Palabra es capaz de arrancar la rabia y somos capaces de cambiar aquello que pensábamos en relación al otro.

Podemos mirar hacia tantas otras situaciones de la vida, para ser familiar de Jesús debemos tener familiaridad con su Palabra, capacidad de escucha, de colocarse en la posición de aquel discípulo que está escuchando hablar al Maestra y después responder: “Así lo haré. Es eso lo que va a cambiar mi vida: luchar y trabajar”.

El discípulo de Jesús vive una metanoia y una conversión constante, es el que permite día a día, con humildad de corazón, ser transformado y convertido por la Palabra que viene del Señor

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.