14 Oct 2018

La mayor riqueza de nuestra vida es el Reino de Dios

La gran miseria del mundo es transformar riquezas en bienes absolutos, es hacer de la riqueza y del dinero el sentido de la vida y de la existencia

“Al oír esto se desanimó totalmente, pues era un hombre muy rico, y se fue triste” (Marcos 10, 22).

Cuando escuchamos esta sentencia de Jesús, creemos que Él estaba condenando los ricos. ¡De ninguna forma! Él estaba haciendo una constatación de la dificultad que todos aquellos que se aferran las riquezas tienen para entrar en la lógica y en la dinámica del Reino de Dios.

El Reino de Dios exige desprendimiento y apego a una única riqueza: el propio Dios. Cuando cualquier persona tiene dificultad de desprenderse de lo que tiene o de tener el corazón vuelto para esta única riqueza, difícilmente consigue vivir el Reino de Dios en tu vida, porque vive constantemente con el corazón dividido. El corazón muchas veces esta dividido, y el Reino de Dios esta en nuestro medio para cuidar de nuestro corazón.

Del otro lado el Reino de Dios crea en nosotros un corazón desprendido y, al mismo tiempo, fraterno, solidario, enseñándonos a cuidar uno del otro. A veces la persona ni tiene riquezas, pero tiene un poco de cosas en la vida, pero ella se aferra en aquello que tiene y no divide con nadie, no se preocupa con los demás. ¡Que miseria de vida!

La gran miseria del mundo es transformar riquezas en bienes absolutos, es hacer de la riqueza y del dinero el sentido de la vida y de la existencia, eso se convierte la persona totalmente pobre y miserable.

No es ningún problema trabajar, adquirir sus bienes, se convierte en una persona rica por aquello que posee, pero es una gran miseria se apega a cualquier cosa en este mundo y no saber convertirse fraterno y tampoco solidario. Por eso, difícilmente quien es orgulloso, quien tiene orgullo de los bienes que posee consigue entrar en el Reino de Dios, pero aquello que parece imposible para los hombres, es posible para Dios. ¿Cómo es posible? Desde que cada uno de nosotros dejemos, es posible para Dios. ¿Como es posible? Desde que cada uno de nosotros dejemos Dios hacer este milagro en nosotros, no es arrancar de nosotros las riquezas, pero el apego que tenemos a ellas, el corazón preso que tenemos con los bienes materiales.

Tengo la gracia de conocer ricos que tienen un corazón desprendido, viviendo humildemente y cuidando de los demás y no presos a los bienes que tiene, pero tengo que decir que conozco a muchos pobres que viven un miseria en el material, pero una miseria humana que lo lleva a ser ganancioso, avaricia y eso aleja del Reino de Dios.

Bienaventurado es quien se desprende para abrazar la mayor riqueza de la vida que es el Reino de Dios.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.