01 Jun 2020

La Virgen María es nuestro modelo de Iglesia

“Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien el amaba, Jesús le dijo: Mujer, aquí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo: Aquí tienes a tu madre. Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa” (Jn 19, 26-27)

Un día después de Pentencostes, la Madre Iglesia nos da la gracia de celebrar la Madre de la Iglesia, la Virgen María. Ella estaba en la Iglesia naciente, en la celebración de Pentecostes, cuando el Espíritu Santo vino sobre los apóstoles reunidos con Ella en el cenáculo.

María es el prototipo, modelo de Iglesia, en ella que la Iglesia se encarna. La cabeza de la Iglesia es Su Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo. La Iglesia, como aquella que lleva la salvación a todos los pueblos, lleva Jesús a todos los hombres, viene en maría aquella que nos trae el Salvador como modelos, donde Jesús debe llevado, anunciado y, por encima de todo, acogido.

Hoy, cuando celebramos María, Madre de la Iglesia, tomamos consciencia de nuestro papel de sernos iglesia, de hacernos parte del cuerpo místico de cristo, esta es la gracia que el bautismo concedió a cada uno de nosotros. El hecho de sernos bautizados convertirnos miembros de esta Iglesia.

Miramos para aquella que es Madre, que vivió el modelo de ser iglesia para también aprendernos a ser iglesia.

Iglesia no es simplemente el templo donde vamos rezar, participar de las celebraciones litúrgicas, y así por delante. No podemos tener una visión ingenua de iglesia como templo, pero Iglesia como el ligar que congrega los hijos de Dios por todo el mundo.

María es el prototipo, modelo de Iglesia, es en Ella que la Iglesia se encarna

La Iglesia es el propio corazón de Dios que acoge todos Sus hijos. Por eso, nuestra misión en la iglesia es participar y sernos, por encima de todo, iglesia viva, que realmente estén incorporadas en cristo Jesús.

Que María, Madre de la Iglesia, nos enseña a sernos también iglesia. Ella como Madre auxilia, protege, esta cerca, nos da el ejemplo, intercede por nosotros y nos enseña tan viva, actuante participante y, por encima de todo, oblativa como aquella que se dona para la causa del Reino.

Ser iglesia es donar para que el Reino de Dios ocurra y este siendo celebrado, anunciado y proclamado en el medio de los hombres. Ser iglesia es hacer el Reino de Dios ocurrir.

En el silencio operante, María se convierte el modelo de iglesia que reza, como Aquella que reza, intercede y vive una comunión profunda con el misterio de la Trinidad. Necesitamos, como Ella, aprender a ser también orantes, hacer de la oración el alimento principal de nuestra vida cristiana. Aquel que reza a Dios ama el prójimo, por eso, en la iglesia, a ejemplo de María, que fue ser iglesia para su prima Isabel, nosotros también somos iglesia unos para los otros acogiendo, amando y cuidando.

¡Nuestra Señora, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros!

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.