06 Jul 2020

La fe es la base necesaria para salvarnos

“Jesús se dio vuelta y, al verla, le dijo: Animo, hija; tu fe te ha salvado. Y desde aquel momento, la mujer quedó sana” (Mt 9, 22)

Encontramos, en el Evangelio de hoy, dos personas muy molestada, incluso tensas con lo que están viviendo, pero, al mismo tiempo, llenas de fe en el corazón.

Mira que mezcla de sentimientos: fe y tensión. Muchas veces, vivimos nuestra fe sobre fuertes tensiones, son las tensiones de las circunstancias de la vida.

Un padre de familia, un jefe que ve su hija de 10 años, tan niña, tan pequeña, prácticamente muriendo, y él, con toda la autoridad que tiene, no puede hacer nada. ¡Como aquello atormenta su corazón!

¡Como sé que sufre cada padre, cada madre, cuando ve la aflicción de los hijos y no pueden hacer nada! Lo que podían hacer incluso ya hicieran o están haciendo, dando la propia vida para salvar los hijos, pero, muchas veces, no consiguen. Aquello que era una inquietud se convierte un tormento.

La fe es la base necesaria para salvar, libertar, sanar y confortar, pero es necesario cuidar con amor y no descuidar

Mi comunión con cada padre y cada madre que sufren con varias realidades con sus hijos, sean niños, adolescente o jóvenes. No es solo por causa de problemas emocionales, problemas de conflictos religiosos y espirituales, pero los padre que luchas con las enfermedades de sus hijos.

Como admiro la madre y el padre que dan todo de si mismo, porque el hijo nació con alguna enfermedad, o la enfermedad fue adquirida a lo largo de la vida. Como referencio estos padres, como realmente no solo aplaudo, pero me inclino para reconocer la grandeza de estos corazones, muchas veces afligidos y con miedo del hijo morir.

Por eso, necesito hablar al corazón de cada padre y cada madre en este momento: no importa cual sea la situación de tu hijo, cuide como ya cuidas; sigue cuidando con todo amor, pero permita que la fe mueva tu corazón e impulsa el cuidado que tu ejerce con tu hijo. Ten siempre las dos cosas, porque ellas no pueden ser separadas.

De nada vale solo tener la fe. La fe es la base necesaria para salvar, libertar, sanar, animar y confortar, pero es necesario cuidar con amor, cariño y no descuidar, porque muchas vidas se pierden por descuido.

Que belleza si sabemos juntar la fe y el cuidado, y el cuidado aquí significa el amor que se reviste en ternura, en gestos y cuidados necesarios, que solo padre y madre pueden tener.

Por mayor que sea tu ocupación de padre, por mayores que sean tus trabajos, no desocupe de cuidar de tus hijos. Y hablo más: la obligación no es solo de madre. Si tu como padre necesita trabajar fuera para dar el pan de cada día, no dejes de descuidar del corazón de tus hijos, tomas un tiempo, dialogue, escucha tu esposa, especialmente, escucha el corazón de tus hijos, porque tu fe de padre y madre salva la vida de tus hijos.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.