02 Dec 2020

Pongamos nuestra vida a los pies de Jesús

“Un gentío muy numeroso se acercó a él trayendo mudos, ciegos, cojos, mancos y personas con muchas otras enfermedades. Los colocaron a los pies de Jesús y él los sanó” (Mt 15, 30).

En el tiempo de la gracia que nosotros vivimos, necesitamos poner nuestros dolores y enfermedades a los pies de Jesús. Necesitamos llevar los nuestros a los pies de Jesús, pero necesitamos ser los primeros a tocar en Él y permitir que Él toque en nosotros.

Todos nosotros estamos afligidos, enfermos: estamos quedando debilitados con las enfermedades emocionales. A veces, nos comportamos como si fuéramos fuertes – no podemos parar, la vida necesita ir hacia adelante – , pero si no cuidamos del enfermos, de ese enfermos que somos yo y tu, si no cuidamos de nuestras enfermedades, si no paramos para dar atención a nuestro propio interior, más adelante estaremos todos debilitado, en una cama porque no nos cuidamos.

No dejamos para cuidar de un coche cuando él esta estropeado e ya no sirve más, nosotros incluso paramos para cuidar de él. Nosotros, sin embargo, somos más que coches, computadores y maquinas, somos personas humanas dotadas de emociones, sentimientos y afectos.

Necesitamos poner nuestros dolores y enfermedades a los pies de Jesús

Tenemos una fortaleza maravillosa, pero tenemos muchas debilidades, y somos llamados a tomar conciencia de ellas. Sé que miramos las personas que están en los hospitales, y ellas eran sanas como nosotros, pero muchas veces, no se cuidaran. Nosotros estamos así también,no estamos nos cuidando.

En el momento en el cual nos encontramos, es importante ponernos a los pies de Jesús para que Él nos sane. En el momentos en el cual los nuestros se encuentran, necesitamos llevar todos ellos a los pies de Jesús para que Él cuide de todos nosotros. Necesitamos también sanar el egoísmo de nuestro corazón, necesitamos llevar los cinco panes, los dos peces; necesitamos llevar lo que tenemos para el Señor bendecir, para que Él pueda multiplicar el pan de cada día, a fin de sanar la hambre de los hambrientos, de los sedientos, de los que no tiene lo que comer.

Nada justifica personas pasar hambre. Cada vez que vemos personas necesitadas, es una señal de que el egoísmo humana impera en la sociedad y en el mundo. ¡Personas curadas! El corazón es una corazón amoroso, cuidadoso y caritativo que se dona y se divide para multiplicar su pan a cada día.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.