08 Jan 2020

Vivamos la maravilla del amor de Dios

“A Dios no lo ha visto nadie jamás; pero si nos amamos unos a otros, Dios está entre nosotros y su amor ha llegado a su plenitud en nosotros” (1Jn 4, 12).

Esta es la verdad, nadie jamás vio el Padre, aún que no sea Su Hijo. Jesús, cara a cara con el Padre, nos revelo el amor que Él tiene para con nosotros.

¿Cómo hacemos para experimentar ese amor? ¿Cómo hacemos para vivir ese amor que Dios tiene para nosotros, ese amor que Él manifestó para nosotros? Es necesario permanecer en el amor, es necesario vivir, es necesario que el amor sea siempre la tónica de nuestra vida.

Desgraciadamente, muchas veces, se hacen planes pastorales, planeamientos de actitudes ofensivas, evangelizadoras y todo más; hacen planeamientos de predicar eso y anunciar lo que, mas nada puede ser importante para un hombre y una mujer de Dios que el amor.

No nos olvidemos del amor porque fácilmente dejamos el amor de lado; porque somos sentimentales y nuestro sentimientos es excesivo; fácilmente quedamos heridos, guardamos tristezas fácilmente, resentimiento y nos desviamos , nos apartamos y nos convertimos selectivos.

Solo queremos personas que estén adulando, solo queremos de nuestro lado personas que estén nos amando de la forma que queremos ser amados. Todos nosotros tenemos el derecho del amor familiar, amor amigo, pero el amor cristiano, el amor es para con todos.

Es necesario que el amor sea siempre la tónica de nuestra vida

Puede ser que no nos guste todo el mundo, y tenemos el derecho porque gusto es gusto; puede ser que no vamos darnos bien con todo el mundo, no vamos tener afinidad con todas las personas, pero nada explica en cualquier edad dejarnos de amar alguien.

El amor es caridad, respeto, nada nos da el derecho, nada nos da el derecho de hablar mal de alguien, desear mal para alguien y oponerse a alguien porque no queremos bien a esta persona y, muchas veces, llevar otros a tener el mismo sentimiento.

Si estamos dañados, decepcionado, nos curemos y renovemos. ¿Y vamos curarnos donde? En el amor de Dios.

Hablamos que el amor de Dios es maravilloso, entonces, vivamos la maravilla del amor de Dios siendo sanados de las heridas, de las situaciones mal resueltas. Viva el verdadero ayuno evangélico, el ayuno de no hablar mal de las personas, de no ser aquel sembrador de discordia que pone las personas unas contras las otras.

Es lo que vemos en nuestros grupo de Iglesia, grupo de oración. Vemos muchas personas predicando bonito, cantando bonito para Dios, pero saliendo de ese lugar, luego entramos en las redes sociales y ella esta combatiendo el otro, hablando del otro, poniéndose contra el otro.

Puedo pertenecer al grupo más bonito, cantar y hablar cosa más esplendorosa de Dios, pero si no tenemos el testimonio del amor, quedamos del otro lado del camino de Cielo,

Palabras no salvan, pero el amor salva y planifica la vida. Que Dios nos de la gracia de amarnos unos a otros para permanecer en el mundo y para que el amor de Dios permanezca en nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.