23 Jun 2019

Seguir Jesús exige renuncia

“Después dijo a todos: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por mí, la salvará” (Lucas 9, 23-24).

Yo quiero ser seguido de Jesús y tengo la seguridad de que tu también tiene la disposición de seguir a Él. Solo para seguir alguien hay exigencias propias.

El Señor no nos engaña de ninguna forma. Él nos invita a ser seguidores, Sus discípulos, y para que este en Su escuela.

La escuela de Jesús es la escuela de la cruz, de la salvación, de la vida; y para entrar en ella, necesitamos abrazar nuestra vida con la cruz de cada día. No seguimos Jesús y después vamos buscar nuestra cruz, por el contrario, nosotros abrazamos nuestra cruz, a cada día, para poder seguirlo.

La primera exigencia en el seguimiento de Jesús es la renuncia de sí mismo. ¡Como es difícil para cada uno de nosotros vivir el principio de la renuncia, especialmente, renunciar a sí propio! Somos llenos de voluntades propias, somos vueltos para nosotros mismo, y esta voluntad propia hace de nosotros personas egoístas, centradas en nosotros, pensamos siempre en nuestro bien en primer lugar, pensamos siempre en lo que nos va favorecer.

Quien tiene una mentalidad egoísta no consigue seguir Jesús, porque sigue cayendo, y llega en un punto que la persona vuelve. Solo no permanece en la escuela de Jesús quien no hace de Él el centro de tu vida. No permanece en la escuela quien no pone Él en primer lugar. No da frutos para para seguirlo quien no es capaz de vivir en el espíritu de la renuncia.

Quien tiene una mentalidad egoísta no consigue seguir Jesús, sigue cayendo

Es necesario renunciar la voluntad propia, porque somos llenos de voluntades propias, a comenzar por los hijos, por los niños. El ego queda luego exacerbar, porque los niños son llenas de voluntades; y cuando los padres alimentan la voluntad de sus niños, de sus hijos, después, para los disciplinar sabemos que es difícil.

¡Como es difícil disciplinar nuestra propia voluntad, nuestro propia ego! ¡Como es difícil abrir mano de lo que pensamos, de lo que queremos y creer para poder escuchar Jesús! Somos dispersos incluso cuando sentamos en la iglesia para rezar, estamos pensando en nuestras cosas, en nuestro proyectos y ocupaciones; y no renunicamos a nosotros mismos.

La renuncia comienza por los pensamientos. Debemos renunciar a los propios pensamientos para centrarnos en Dios. La renuncia comienza dentro del corazón lleno de inclinación, pasiones. Doblamos nuestras voluntades propias y las inclinaciones del corazón para quedar delante de la cruz de Jesús.

La cruz de Jesús es bendición, es luz e ilumina nuestra cruz de cada día cuando somos capaces de dejar de mirar solo para nosotros y mirar para Él, que es la luz del mundo y la luz de nuestra vida.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.