14 May 2020

Nuestro apostolado consiste en permanecer en Jesús

“Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor” (Jn 15, 9).

Tenemos la gracia de celebrar el apóstol San Matías. Sepamos que él es el intercesor de Judas, en el grupo de los apóstoles, de la escuela apostólica. Matías fue llamado y elegido para hacer parte del grupo más cercano e intimo del Señor, para realizar el apostolado.

El apostolado no es aquel que primero va, pero es aquel que primero viene para el Señor. Así como Jesús quiso Matías para ser Su apóstol, como Judas fue y no correspondió la gracia, necesitamos también ser apóstol de Jesús, pero antes de ir para el mundo, necesitamos venir para Jesús, permanecer en Él y aprender a ser Su apóstol.

¿Cómo vamos permanecer en Jesús y sernos apóstol de Él? Pongamos en practica, porque lo que Él ordeno a Matías esta también nos ordenando, esta ordenando a todos Sus apóstoles y seguidores.

La primera cosa es guardar Sus mandamientos. No podemos ser apóstoles del Señor, si no guardamos Su Palabra, porque es la Palabra de Él que vamos enseñar, pero vamos primero vivirla.

El apóstol de Jesús vive y guarda los mandamientos de Él, porque es así que el Padre, Jesús, la Trinidad permanece en nosotros. El primero y esencial mandamiento es amar a Dios, pero el ordenamiento en la vida es ese: “Este es el mi mandamiento: amar unos a otros, así como yo vos amó”.

Necesitamos también ser apóstoles de Jesús, pero antes de ir para el mundo, necesitamos permanecer en Él

No podemos ser apóstol de Jesús si no nos amamos. Podemos ser conocedores de la Ley de Dios, podemos ser buenos predicadores, podemos instruir a muchos, pero no es eso que nos hace permanecer en Jesús, es cuando amamos unos a otros. Y no hay otro mandamiento o otra exigencia tan importante que esta: amamos unos a otros.

“Nadie tiene amor mayor que aquel que da su vida por los amigos”. Jesús dio la vida por Sus amigos y nosotros, que seguimos a Él y somos Sus apóstoles, también necesitamos aprender a dar nuestra vida unos por ellos otros.

“No fuiste vos que me elegiste, pero fui yo que vos elegí y vos he designado para ir y para que produzcas fruto y vuestro fruto permanezca”. Nuestro apostolado necesita ser un apostolado fructífero.

Miremos para un árbol: si plantamos un árbol en nuestra casa, esperamos que ella de frutos. Cuando era niño, he plantado plátano en mi casa. ¡Que belleza cuando vi dar las primeras bananas! Me recuerdo como si fuera hoy, incluso he llorado de emoción. Después de regar y cuidar de aquella plátano, y ver dar frutos.

No podemos esperar otra cosa de nuestra vida en Dios aún que no produzcamos frutos. Es el fruto del amor, de la alegría, de la paz, es el fruto de llevar la Palabra de Dios a los corazones, pero solo produciremos frutos verdaderos si permanecemos en Jesús.

Por eso, nuestro apostolado consiste, por encima de todo, en permanecer en el corazón de Jesús.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.