09 Feb 2019

El desierto es necesario para el descanso del cuerpo y del alma

Si no priorizamos el desierto, el silencio y el descanso, Dios no podrá hacer mucho

“Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco” (Mc 6, 31).

Multitud estaban atrás de Jesús por cuenta de todo aquello que Él estaba realizando: el Reino de Dios. Pero existe, en la enseñanza de Jesús, algo que necesitamos aprender. Porque, el llamado de Él es para ir solos y apartarnos de las personas con las cuales acostumbramos estar; apartarnos de todo aquello que hacemos y realizamos, de nuestras tareas y obligaciones. Siendo así, tendremos nuestro lugar.

Este lugar necesita ser desierto, debe ser el lugar de nuestro encuentro, donde podemos encontrarnos con nosotros mismos, con Dios y, especialmente, con nuestras realidades más profundas. Un lugar donde podemos robustecer nuestra salud física, mental, emocional y espiritual.

Nosotros, muchas veces, llevamos Dios a los demás pero perecemos. Perecemos en la depresión, en el cansancio, en el exceso de las actividades, en las fatiga de la vida. Eso ocurre porque no llevamos en serio la Palabra del Maestro cuando nos dice para ir al desierto robustecernos y, por encima de todo, para descansarnos ni que sea un poco.

Necesitamos de ese descanso, y Jesús hacia eso con maestría. Él no quedaba el día todo predicando para la multitud, Él tenía compasión, enseñaba al pueblo muchas cosas, pero siempre retiraba. Primero, para estar consigo mismo, solos; segundo, para vivir la profunda comunión con el Padre y, después, para hacerse, porque la misión era ardua.

¿Quien de nosotros no tiene una misión tan ardua? Quien es padre; madre; joven; quien tiene responsabilidad saben que, cada día, la misión es más ardua.

Si no priorizamos el desierto, el silencio y el descanso, de hecho, Dios no podrá hacer mucho. Podemos pensar: “Ah, pero yo trabajo para Dios y tengo muchas responsabilidades”. Pero es por ese mismo motivo que necesitamos del descanso, porque, cuando más responsabilidad tenemos, más necesitamos de refrigerio, del descanso. Si el trabajo es sagrado, en la misma proporción es el descanso, el refrigerio del alma. La invitación del Maestro Jesús es para que repensar nuestra vida a partir de un cuidado esencial para con nuestra salud.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.