08 Jan 2019

Estamos pereciendo por falta de amor

Esta faltando una verdadera vida en Dios en nuestro medio, y no existe vida en Dios sin amor

“Miren cómo se manifestó el amor de Dios entre nosotros: Dios envió a su Hijo único a este mundo para que tengamos vida por medio de él. En esto está el amor: no es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó primero y envió a su Hijo como víctima por nuestros pecados” (1 Jn 4, 9-10).

Estamos reconociendo la forma como Dios nos ama. Ese amor de Dios es concreto y real, Él no solo hablo que nos ama, pero demostró la forma como nos ama.

Si lo que un padre y una madre pueden tener de más precioso son sus hijos, nada puede ser más precioso para Dios que su propio hijo, por eso Él nos dio lo que Él tiene de más sagrado. Él nos dio su Hijo para probar cual es el tamaño del amor que Él mismo tiene por nosotros. ¿Por que Él manisfestó su amor? Para que nosotros tengamos la vida guiada por Él. No basta estar vivo.

Cuando miramos la vida humana, muchas veces, sin sentido, sin razón de ser, la vida se convirtiendo apagada y se va apagando a los pocos. Duele en el corazón saber que a cada minuto en este mundo alguien esta cuidando, quitando su propia vida y la gran mayoría son jóvenes.

Nuestros adolescentes, tan temprano, están descubriendo el disgusto por la vida, están buscando formas suicidas de vida. ¿Por que los nuestros están perdiendo el sentido por la vida? Está faltando una verdadera vida en Dios en nuestro medio, y no existe vida en Dios sin amor.

Algunos creen que la vida en Dios primero es la doctrina. “Voy doctrinar mi casa. Voy enseñar los dogmas”. Enseñe los valores en primer lugar, porque lo esencial de los valores es el amor. Amor vivenciado, practicado y respetado.

Es por falta de amor que estamos muriendo, por falta de respeto de unos con los otros, muchas veces, dentro de nuestras propias casas, familias, trabajos y donde estamos que la crisis existencial se instala en nuestro medio.

Todas las veces que el amor es negado, el amor no es vivido en su intensidad, la vida humana pierde su sentido de ser. Por eso, la vida que Dios nos dio fue amandonos, fue por amor que Él se encarnó, por amor abrió mano de sus condiciones divinas y sagradas para convertirse humano como nosotros.

Solo vamos ser de verdad humanos, y la humanidad bien vivida que nos diviniza, si vivimos ese amor de Dios en nuestro medio. Necesitamos verdaderamente combatir lo que no representa el amor, toda forma de prejuicios, odios, de ponernos unos contra los otros. Todas estas peleas, competiciones, separaciones, acusaciones hace que el amor muera y cuando se va el amor, la vida humana también se va acabando. 

Es necesario sembrar el amor y vivirlo para que la vida de Dios esté en nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.