20 Jan 2018

Tengamos el coraje de vivir el Evangelio de Cristo

No te dejes entristecer, perder el animo y la coraje, de vivir el Evangelio por aquellos de tu casa

“Al enterarse sus parientes de todo lo anterior, fueron a buscarlo para llevárselo, pues de cían: «Se ha vuelto loco” (Mc 3,21).

En el Evangelio de hoy, vimos que muchas personas se aglomeran alrededor de Jesús, querían tocar en Él, querían escucharlo y de Jesús salía una gracia que toca, sana, libera, pero los parientes de Él no lo comprendieron, no Lo acogieran, no tuvieran comunión con Él. Los parientes de Jesús le agarraron y decían: “¡Jesús! Está fuera de sí”.

Cuando miramos para este Evangelio, percibimos que muchas veces, estaremos en comunión, en armonía con nuestros parientes, además, muchos no acogen y no aceptan que seamos de Dios, de la Iglesia, que tengamos una vida en Dios y crezcamos en nuestra comunión con Él.

No somos mejores y ni debemos ser mejores que nuestros parientes, no debemos rechazarlos, por el contrario, tenemos que amar a los nuestros. Hay una distinción de familia, así como en la familia de Jesús: Su madre, Sus padres y los parientes más cercanos; y aún hay aquellos más lejanos, que son los familiares de Jesús. En nuestra vida también es así, además, Jesús establece una nueva orden cuando escuchamos: “Mi madre y mis hermanos son aquellos que hacen la voluntad de mi Padre”, porque para Jesús, en primer lugar, está Su misión: realizar en Su vida la voluntad del Padre.

Necesitamos también priorizar eso, nuestra misión. Pero, muchas veces, vamos asustar o no seremos aceptos por nuestros parientes, personas cercanas a nosotros, que nos han visto crecer. Muchos creen que queremos aparecer, que ya vamos ser beatos o queremos ser “santos”.

Necesitamos querer ser santos, hacer la voluntad de Dios, aún que nuestros familiares no entiendan, no acojan y no comulguen con nosotros.

Muchas personas sufren para vivir el Evangelio, por ejemplo: una mujer quiere vivir el Evangelio y el marido no acepta; por veces sucede hasta de los hijos querer vivir el Evangelio, y los padres no los incentivan; o aún, miembros de su familia se alejaren de ti.

Es una pena, pero no dejes de seguir Jesús, de ser firme en Él; y no dejes de amar los tuyos. No te dejes entristecer, perder el animo y la coraje, de vivir el Evangelio por aquellos de tu casa, por tus parientes que no comprenden lo que Dios esta realizando en tu vida.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Fevereiro

47%

Mira la revista de este mes
Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.