03 Oct 2018

Seguir a Jesús es una condición de amor

Para seguir a Jesús es necesario estar dispuestos de alma, corazón y voluntad

“En cuanto Jesús y sus discípulos caminaban, alguien en el camino le dijo a Jesús: “Yo te seguiré a donde quiera que vayas” (Lucas 9,57)

Las personas del camino deseaban seguir a Jesús y nosotros, también hoy, deseamos seguirlo. Jesús desea que lo sigamos, que seamos sus discípulos, que andemos el camino de la salvación, pues seguir a Jesús es una condición de amor. Solamente amando mucho a Jesús, amándolo de todo corazón podremos seguirlo de verdad.

No se puede seguirlo solamente porque nos agrade, no podemos seguirlo por consideración a aquello que Él dice o lo que significa su vida. Para seguir a Jesús es necesario estar dispuestos de alma, corazón y voluntad.

El seguir a Jesús es lo más amoroso, pero es exigente. ¿De dónde vienen las exigencias? Vienen de nuestra propia naturaleza y necesitamos desprendernos de ellas para seguirlo. Si estamos presos a nosotros mismos, a nuestras cosas, no podremos seguirlo de todo corazón. Las excusas y las ocupaciones serán varias; necesitamos cuidar de muchas cosas, de la casa, necesitamos cuidar con responsabilidad nuestras tareas y obligaciones. Haz que lo que realizas sea un signo de entrega de toda tu vida a Jesús.

Ya seas padre, madre, un joven llamado al seguimiento radical de Jesús, para seguirlo en cualquier situación es necesario tener desapego. Quien es apegado a sí mismo y a sus cosas, a las personas y a lo que tiene no logra seguir a Jesús, porque se prende de las cosas pequeñas y mínimas de la vida. Las cosas pasan, las personas también y solo permanece lo que amamos con un corazón desprendido. Hasta las personas que necesitamos amar: nuestros padres, los padres que aman a sus hijos, el esposo que ama a su esposa, necesitan un amor intenso y desprendido. Porque si no es desprendido el corazón sufre muchas penurias.

Para seguir a Jesús hace falta determinación. Algunas personas no pueden, colocan la mano en el arado y cuando aparecen los problemas y dificultades dicen: “Yo dejo mis compromisos con el Señor y cuando pueda voy a regresar”. Para seguir a Jesús hace falta ser determinado, necesitamos colocar las dos manos en el arado y estar mirando hacia atrás.

Para seguir a Jesús es necesario perseverar. La perseverancia es la cualidad de los fuertes, para quien tiene fortaleza de alma, porque comenzar es fácil, pero seguir y continuar hasta el fin solo se logra con la determinación de amar a Jesús con todo la vida. No nos alejemos del Señor porque solo Él tiene palabras de vida eterna para nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.