01 Jun 2018

La oración es la elevación del alma al corazón de Dios

La oración alcanza primero el corazón, que entra en la comunión y en la sintonía con Dios

“Por eso les digo: todo lo que pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo obtendrán. Y cuando se pongan de pie para orar, si tienen algo contra alguien, perdónenlo” (Mc 11, 25).

Jesús, en el Evangelio de hoy, da consejos fundamentales e importantes para nuestra vida. Quiero detenerme en dos de ellos. El primero es la confianza en la oración, la fe que necesitamos tener cuando nos dirigimos a Dios, cuando elevamos nuestro corazón a Él.

La oración ocurre, primero, dentro de nuestro corazón, pero esperamos siempre resultados externos de la oración. En esta ocasión esta el verdadero engaño, pues la oración alcanza, primero, el corazón, que entra en la comunión y en la sintonía con Dios.

Muchas veces, rezamos, porque estamos pasando por aflicciones, miedos, temores, dudas e intranquilidades, las cuales invaden nuestra alma. Cuando nos ponemos, verdaderamente, en espíritu de oración, Dios quita las tinieblas que están dentro de nosotros. Esta es la confianza que debemos tener, porque el corazón esta tenso, perturbado, inquieto, con miedo del fracaso, de la derrota, miedo de no dar cuenta y no suceder.

En la oración, viene la convicción más profunda que necesitamos: todo esta en las manos de Dios, ya no somos más nosotros que cuidamos, es Dios que cuida de aquello que confiamos a Él. Por eso, todo lo que pidamos, en la oración, tengamos la convicción de que así será cuidado por Dios, estará en las manos de Él.

Muchas cosas no cambia en nuestra vida, porque no dejamos Dios cuidar. Queremos oraciones mágicas, pero esta es la elevación del alma al corazón de Dios, es el encuentro de corazones, es el encuentro de Dios amor, Dios bondad y ternura, que cuida de nuestro corazón afligido, tenso, preocupado y perturbado. ¡En la oración, confiamos que el Señor esta cuidando de nosotros!

La segunda cosa importante cuando estamos rezando es perdonar todo lo que tenemos contra alguien. Esa es la segunda gran gracia de la oración, porque nosotros siempre tenemos alguna cosa contra el otro, siempre quedamos enfadados, revueltos, tristes, afligidos, porque alguien nos ha herido.

Cuando el bálsamo del perdón invade nuestra alma, experimentamos la paz más profunda que nada en este mundo puede darnos o hacer alcanzar. Por eso, la oración es verdadera cuando experimentamos la confianza y el abandono en Dios, cuando quitamos las amarras del Resentimiento, de la tristeza y el odio que están en nosotros por la fuerza del perdón.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.