03 Apr 2018

Jesucristo resucita nuestra vida

Cuando nos encontramos con Jesús, Él resucita nuestra vida y se convierte en el gran amor de nuestra existencia

“María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras” (Jn 20, 18).

María Magdalena era la discípula amada. La vida de ella, lo que ella vivió, los amores que ella tuvo en la vida, quedaran atrás porque Jesús se convirtió el gran amor de su vida. Por eso, ella fue al encuentro de Él, con todo amor de su corazón. María es la discípula que no dejó el miedo hablar más alto que su amor y su fe.

Tenemos, muchas veces, amor por Jesús y no es poco. Sin embargo, nuestro amor se mezcla con nuestros miedos, con nuestras confusiones, inquietudes, preocupaciones y frustraciones. María Magdalena tuvo eso, pero el sentimiento que guió su corazón fue el amor profundo a Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Algunos, por no conocer el amor de Dios de su forma más sublime, quieren hasta confundir ese amor de Magdalena, quieren poner en el corazón de ella sentimientos que ella no tuvo. Los sentimientos de Magdalena fueron los sentimientos de una mujer que se apasionó por el Evangelio y tuvo la vida transformada por Él. Magdalena fue un testigo digno, fiel y amada; ella tuvo ojos y corazón para escuchar el Resucitado hablar su corazón, por eso ella fue testigo.

El testigo es quien ve y experimenta y, María Magdalena, experimentó el Resucitado, aún cuando no había muerto, y después, Él se manifestó a ella y planificó todo aquello que ella había experimentado en su vida.

Permitamos encontrarnos, de hecho, con Jesús, permitamos que Él resucite nuestra vida, resucite e inflame nuestro corazón para que, también, seamos apasionados por Él, para que podamos proclamar que Jesús esta vivo.

María vio, creyó y fue contar, testimoniar que Jesús estaba vivo. No anunciamos que Jesús esta vivo, paramos en las decepciones, en las dificultades, en las cosas que están negativas porque, muchas veces, nuestra experiencia con el Resucitado no es una experiencia que transforma nuestro corazón y nuestros afectos.

Cuando nos encontramos con Jesús, Él resucita nuestra vida y se convierte el gran amor de nuestra existencia.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Abril

57%

Mira la revista de este mes
Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.