12 Feb 2018

Las probaciones y las tribulaciones nos hacen cristianos fuertes

Dios no te abandona delante de las probaciones, porque Él esta siempre a tu lado

“Hermanos, considérense afortunados cuando les toca soportar toda clase de pruebas. Esta puesta a prueba de la fe desarrolla la capacidad de soportar, y la capacidad de soportar debe llegar a ser perfecta, si queremos ser perfectos, completos, sin que nos falte nada. Si alguno de ustedes ve que le falta sabiduría, que se la pida a Dios, pues da con agrado a todos sin hacerse rogar. El se la dará. Pero hay que pedir con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar que están a merced del viento. Esa gente no puede esperar nada del Señor son personas divididas y toda su existencia será inestable. El hermano de condición humilde debe alegrarse cuando su situación mejora, y el rico, cuando se ve rebajado, porque pasará como la flor del campo. Se levanta el sol y empieza el calor, seca la hierba y marchita la flor, y pierde toda su gracia. Así también el rico verá decaer sus proyectos” (Sant. 1, 1-11).

La palabra de Dios trae a nosotros, en esta carta de Santiago, dos cosas importantes: la primera de ellas es la probación; todos nosotros somos probados en la vida y algunos entienden mal y creen que la prueba es Dios abandonado. ¡No! Probación es Dios estando con nosotros cuando, Él esta con nosotros cuando somos probados y vivimos situaciones difíciles y complicadas como Su propio Hijo, nuestro Jesucristo, vivió en nuestro medio.

Probación no es solo tentación de carne, somos probados de varias formas: con sufrimiento, enfermedades, dificultades financieras, pero, somos probados, también, en nuestra debilidad humana y espiritual, sin embargo, somos tentados en situaciones y circunstancias. ¿Para qué sirven las pruebas? Para madurar, hacernos hombres y mujeres íntegros y que sepan elegir en la vida. La probación no me aleja de Dios, ella me acerca de Él, si vivo con Él toda y cualquier probación nos madura.

Si miramos para nuestro pasado, percibir tantas cosas difíciles ya enfrentamos y, hoy, podemos mirar de otra forma y percibir como crecemos, maduramos. Solo no crecemos más, porque no supimos aprovechar mejor las circunstancias difíciles que vivimos o pasamos. En cada probación tiene una lección a ser dada, aprendida y vivida y podemos madurar y convertinos un hombre mejor, madurar y más cercano de Dios.

Cuando sabemos leer las probaciones con la óptica de la fe y de la madurez humana, producimos la perseverancia. Las personas pasan por las probaciones y desisten, desaniman y dejan el camino, de esta forma, no crecen en la fe, ella no tiene testimonio para dar. “Pasé por dificultad, entonces, dejé y abandoné todo”; “mi familia esta pasando por tribulaciones”, entonces, deja la familia; “la Iglesia esta pasando por eso”, entonces, deja la Iglesia, siendo así, no quedamos en nada y no crecemos en la vida.

¡Aguanta! ¡Perseverar! ¡Lucha y no desanime! La prueba produce hombres y mujeres fuertes, que sepan enfrentar la vida como ella debe ser enfrentada. ¡Y si pasa por la probación, enfrenta!

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote da Comunidade Canção Nova, jornalista e colaborador do Portal Canção Nova.

https://www.facebook.com/pe.rogeraraujo/?fref=ts

Fevereiro

47%

Mira la revista de este mes
Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.